fbpx

Artículos originales

de nuestro equipo para usted

Lo que necesitas saber sobre la traducción jurídica y jurada

¿Alguna vez te han pedido una traducción “jurada” y el cliente piensa, o incluso tú, que solo se trata de un documento de ámbito legal? Estos conceptos, aunque se parecen un poco tienen sus diferencias.

En el campo de la traducción se ofrecen infinidad de servicios y tipos de traducción al cliente pero una de las confusiones más grandes en el campo de traducción es la que hay entre los conceptos de “traducción jurídica” y “traducción jurada” y, si es que no los confunden, no saben diferenciarlos. Posiblemente los asocies con que ambos tratan de “asuntos legales” y ya, pero no es así. En el siguiente artículo te compartiremos las diferencias que existen entre estos dos conceptos muy recurrentes en el ámbito de la traducción y te diremos en qué se puede utilizar cada una. ¡Presta atención para que puedas diferenciar este tipo de traducciones y evitar vergüenzas con clientes o colegas!

 

Traducción Jurídica

Se le conoce como traducción jurídica o legal a la traducción de documentos oficiales o privados, cuyo contenido se encuentra dentro del ámbito legal, es decir, dentro del campo del derecho y la legislación. Normalmente, estos documentos son redactados por profesionales del derecho, ya que suelen contener diversos términos jurídicos, que no son de uso cotidiano. Estos pueden ser ya sea públicos o privados. Son los documentos o textos legales que se dan entre la Administración Pública y los ciudadanos, o entre ciudadanos.

Algunos ejemplos de este tipo de traducciones es cuando un cliente particular o empresa requiere de un servicio de traducción de un documento de ámbito legal, como pueden ser contratos, normativas, sentencias, testamentos o escrituras.

 

Traducción Jurada

La traducción jurada, sin embargo, no es un tipo de traducción en sí. Esta es, más que nada, la traducción de documentos legales pero que tienen validez ante un determinado organismo oficial. La traducción jurada o notariada es la que se lleva con un cuerpo de la ley para que le de fe a la traducción y, con su firma y la del traductor, se puede validar que la traducción es fiel al documento original.

En México, Costa Rica y varios países latinoamericanos, no se maneja este tipo de “traducción jurada”, en su lugar, se utiliza el sello de los peritos traductores. Estos traductores son los que cuentan con una autorización gubernamental, estatal o federal que los autoriza a hacer traducciones con validez oficial, dentro y fuera del país. En el país, los Tribunales Superiores de Justicia o los Tribunales Federales son las autoridades encargadas de otorgar este poder a los peritos. Los peritos entregan un duplicado de la traducción, que incluye la firma, sello oficial del perito traductor, junto con una declaración sobre la fidelidad de la traducción respecto al original.

 

Ahora que ya conoces las diferencias, ¡ya podrás saber lo que el cliente pide y/o necesita! Si te interesa leer sobre este tema, te invito a leer sobre algunos consejos para mejorar en la traducción jurídica, así siempre entregarás trabajos de calidad y ¡los clientes te lo agradecerán!

Sobre el Autor

Traduality Professional Translator – Skillful linguist passionate about languages and everything surrounding them, chocolate lover and hopeless soccer fan.

Deja un comentario