fbpx

Artículos originales

de nuestro equipo para usted

La importancia de la calidad en tu traducción

El proceso de traducción consta generalmente de tres pasos: traducción, edición y revisión o también conocido como proofreading y en el caso de proyectos extensos o con más volumen de palabras, es recomendable pasar por cada uno de estos filtros con cuidado. Estos pasos son obligatorios si quieres brindarle una traducción de calidad a tu cliente, recuerda que la traducción es tu imagen y puede ser el medio por el cual consigas más proyectos en un futuro.

En el siguiente artículo, te compartiré cuál es el proceso de traducción que se debe seguir destacando la importancia que tiene el proceso de control de calidad. Y si te interesa mejorar como traductor, te invito a conocer las cualidades de un buen traductor, ¡quizá ya poseas unas y no te habías dado cuenta!

 

Traducción

La traducción es el primer contacto que tienes con el proyecto. Dentro de esta fase, tú como traductor debes leer a detalle el texto origen, si no lees el texto no sabrás de qué habla. Después debes analizarlo, para comprenderlo por completo y por último, procedes a traducirlo a un idioma meta. Cabe mencionar, que el traductor no solo traspasa información de un idioma a otro, en ocasiones, el traductor se enfrenta a problemáticas propias de la lengua origen como referencias culturales que tiene que adaptar a la cultura de llegada para que ésta la entienda en su totalidad y el sentido no se pierda. El traductor debe crear puentes entre idiomas, no ponerle barreras como algunos traductores tienden a hacer al cometer estos errores de contexto.

En caso de ser un texto o rama especializada con la cual tú como traductor no estás familiarizado, debes leer varias veces el texto hasta comprenderlo por completo. Al mismo tiempo que realizas estas lecturas, es buena idea que subrayes y/o marques los términos y frases que desconoces y, con ayuda de glosarios o diccionarios despejes tus dudas.

Al momento de realizar la traducción, procura ser profesional y darle la atención que merece tu cliente.

 

Edición

Cuando es un proyecto grande, el editor suele ser una persona diferente, esto para mantener un mejor balance y que sea más neutral al momento de analizar la traducción final. Pero, en caso de ser una traducción pequeña o no cuentes con algún editor designado, es recomendable que te desconectes un poco de la traducción después de terminarla, deja respirar tu traducción y a tu mente para posteriormente revisarla a detalle y con la mente clara. ¿Has escuchado el dicho de que “los árboles no te dejan ver el bosque”? eso es precisamente lo que pasa cuando un traductor quiere editar su traducción momentos después de terminarla. Tranquilo, ¡nadie te apura… el tiempo lo administras tú!

Aunque, existen confusiones entre lo que un editor hace y un revisor. Sí, bien, el trabajo de ambos es brindarle una mayor calidad al cliente y pulir la traducción, pero cada uno realiza cosas distintas. El editor es el encargado de revisar el texto de llegada escrito por el traductor, analizándolo detalle a detalle, siempre comparándolo con el texto origen. Con este paso, se procura evitar errores de interpretación de alguna frase y/o palabra, para validar la fidelidad del texto traducido con el original.

 

Revisión

Después, se requiere pasar la traducción por un filtro de revisión. El corrector, debe revisar el texto de igual manera que el editor, pero a diferencia de éste, el corrector revisa el texto ya editado sin la necesidad de leer el texto origen. Dentro de sus funciones principales está la de corregir errores ortográficos y/o de puntuación, verificar que el formato del texto sea el adecuado y confirmar que el texto al momento de leerlo suene lo más natural posible. Si tu cliente quisiera una traducción que suene como hecha por un robot, hubiera usado un traductor automático en Internet, así que… ¡cuida a tu cliente con tu traducción!

Si te interesa mantener la calidad de tu traducción y no sabes qué pasos seguir, te recomiendo leer los tips para revisar tu traducción.

 

Proofreading

Antiguamente, el proofreading se refería a la revisión final que le daban a un documento antes de mandarlo a una imprenta. Pero ahora, tiene un significado muy distinto.

Cuando quieres que tu traducción sea de mayor calidad, es recomendable pasar tu proyecto por este filtro. Pero ¿qué diferencia tiene este proceso con una revisión? Aunque ambos términos suelen traducirse igual, la revisión no es lo mismo. Una revisión, como su nombre lo dice, la realiza un revisor o corrector; mientras que el proofreading la realiza otro traductor.

Si al momento de contratar a una agencia de traducción y/o traductor para que se encargue de tu proyecto, normalmente el proofreading va incluido porque, además de que asegura una mayor calidad en tu proyecto, el prestatario del servicio busca la mayor calidad para tu trabajo.

 

Recuerda: Tu gran esfuerzo, trabajo y dedicación como traductor se verá reflejado en la satisfacción de tu cliente. ¡Aplica estos procesos para que tu traducción destaque!

Sobre el Autor

Traduality Professional Translator – Skillful linguist passionate about languages and everything surrounding them, chocolate lover and hopeless soccer fan.

Deja un comentario